ANTECEDENTES: La percepción de broncoconstricción varía entre los pacientes con asma y esta percepción puede estar relacionada con la covariación de los aspectos sensoriales y afectivos de la disnea. Se realizó un estudio para evaluar si existen diferencias en la percepción de broncoconstricción inducida por histamina entre los perceptores ansiosos y no ansiosos y si la percepción ansiosa de broncoconstricción puede predecirse con niveles más altos de ansiedad basal. MÉTODO: Setenta y ocho sujetos asmáticos remitidos para una prueba de exposición a histamina tomaron medidas basales para la sintomatología de ansiedad y el volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1), seguido de dificultad respiratoria percibida (escala de Borg), ansiedad (SUD) y medición del VEF1 antes y durante la broncoconstricción inducida. Con base en la correlación entre las puntuaciones Borg y SUDS, los pacientes se dividieron en perceptores ansiosos y no ansiosos. RESULTADOS: Cuarenta y un pacientes no reportaron ansiedad durante la prueba de desafío. Los perceptores ansiosos (n = 20) presentaron niveles más altos de dificultad para respirar y ansiedad percibida al caer un 20% en el FEV1 y fueron más precisos en su percepción de obstrucción de las vías respiratorias que los perceptores no ansiosos (n = 58). Sin embargo, no informaron niveles basales más altos de sintomatología de ansiedad. CONCLUSIONES: La ansiedad experimentada durante la prueba de provocación bronquial puede ser el resultado de la percepción precisa de los cambios fisiológicos y la atención directa a la obstrucción de las vías respiratorias.

Posted on

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.