Para llevar a cabo estas tareas, un líder exitoso debe motivar a toda la fuerza de trabajo para que cumpla con los objetivos de la organización. Esta declaración, aunque simple, es donde entra en juego la diferencia entre gestión y liderazgo. Cualquier persona con suficiente motivación, deseo y compromiso puede aprender a convertirse en un gerente eficaz siempre que reciba la capacitación, la educación y la experiencia adecuadas. Entonces, ¿cuáles son algunas de estas habilidades?Las habilidades de gestión que deben dominarse antes de ascender en una empresa incluyen el coaching, la comunicación, la toma de decisiones, la delegación, la planificación &, la organización del trabajo, la gestión del rendimiento, la retroalimentación y, finalmente, la resolución de problemas. Estas habilidades son el núcleo de la transformación de los gerentes en futuros líderes. Y una vez que se desarrollan estas habilidades básicas, hay otros rasgos que ayudarán a las personas a ser aún más efectivas, como el pensamiento estratégico y mantener un ojo en el horizonte para inspirar confianza dentro de la empresa.

Pero, ¿qué quise decir con mi declaración original sobre honestidad & liderazgo? Es cierto que los gerentes comprometidos pueden aprender sobre nuevas técnicas, obtener nuevos conocimientos de negocios e incluso mejorar sus habilidades a través de programas de autoaprendizaje, pero el verdadero liderazgo es algo más que ser competente con una variedad de habilidades básicas. El verdadero liderazgo llega cuando las personas creen en la visión, la dirección y la orientación del líder.

El verdadero liderazgo implica actuar éticamente, estar comprometido con las necesidades de la organización y las necesidades de las personas y, finalmente, crear una visión por la que valga la pena luchar. ¡Todo el mundo quiere que sus líderes sean confiables y esta característica se encuentra en cada líder exitoso!

Los líderes también buscan nuevas tareas y asumen la responsabilidad de sus acciones. Siempre están buscando nuevas formas de mejorarse a sí mismos y a sus organizaciones. Los líderes saben lo que quieren lograr, se fijan metas altas, actúan con valentía y, al hacerlo, despiertan el entusiasmo en la fuerza laboral, ¡haciendo que todos avancen hacia su visión!

Posted on

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.